Ciclismo

La elección del casco

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

¿CUÁL ES EL ELEMENTO MÁS IMPORTANTE DE LA EQUIPACIÓN DEL CICLISTA?

¿CUÁNTO TE HA COSTADO EL CASCO EN COMPARACIÓN CON EL RESTO DE LA EQUIPACION?

Hay muchos cascos en el mercado y de muchos precios. Pero aunque están todos homologados, su protección ante el impacto no es la misma.

Más concretamente cualquier casco de ciclismo vendido en territorio comunitario ha de estar homologado por la Directiva Europea 89/686/CEE. Esta homologación se consigue gracias a la certificación EN1078 (Estándar para ciclistas y usuarios de monopatines y patines en línea).

Qué tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir un casco.

Todos los cascos se fabrican con poliestireno para la parte interna y polipropileno en la carcasa exterior. En los cascos de gama baja, estas dos partes se fabrican separadas y luego se pegan. Los cascos de mayor calidad se fabrican en un mismo molde formado una única pieza. Siendo así más eficientes a la hora de absorber impactos. Esto se denomina construcción “In-mold”.

Este tipo de construcción encarece el producto, así como el hecho de utilizar materiales más ligeros y resistentes como el Grafeno (en caso de los cascos Catlike). El integrar un sistema de retención destinado a maximizar la absorción de impactos MIPS (ideado por Giro) o simplemente por la ligereza del conjunto (poliuretano expandido). La primera diferencia es en la calidad del mismo. Más caro mayor calidad mayor protección.

LA TALLA

Hay diferentes tallas, s, m, l, xl. Para saber cuál es la nuestra simplemente hemos de medir la circunferencia de nuestro cráneo a la altura de la frente, justo por encima de las cejas. Esa es la posición en la que deberemos colocar el casco.
Una misma talla de casco puede servir para distintas medidas. Por eso, al ponernos el casco debemos ajustarlo con la ruedecilla posterior. En caso de necesitar muy poco ajuste, deberemos probar una talla más grande o más pequeña.
Es importante tener en cuenta que el casco debe estar sujeto pero nunca apretarnos, ya que esto nos puede ocasionar dolor de cabeza.

EL PESO

Más caro menos peso. Esto a veces nos parece una tontería, pero dependiendo de las horas que estemos en la bici sufrirán más o menos nuestras vértebras. La variación de casi 100 gramos en cascos bajo o alta gama, sí supone una mayor comodidad y evita esas contracturas o dolores que hemos sufrido todos cuando pasamos de las 2, 3 horas sobre la bicicleta.

LA VENTILACIÓN

El diseño y las aberturas también son importantes. Este es uno de los puntos clave a la hora de elegir un casco para bicicleta. Vamos a usarlo durante horas y en el transcurso de una actividad física intensa o hasta extenuante. Es por ello que debemos tener muy en cuenta la ventilación, y por ende refrigeración, que el casco que elijamos nos va a proporcionar. Ahora bien, no se trata de cantidad sino de calidad. Puesto que lo más importante es saber si el casco integra una buena conducción del aire que circula en su interior.

LOS AJUSTES OCCIPITALES Y CIERRES

Suelen ser tipo rueda, más o menos sofisticados hacen un mejor y más cómodo ajuste,  al que se une un movimiento vertical a la altura de la nuca acomodándose a los diferentes tipos de cabeza, en los de mayor precio. El ajuste de los mismos son primordiales para que no salga disparado en el impacto y nos proteja.

Existen diferentes sistemas de protección integrados en la propia estructura interna o acoplados según las marcas: mips, tecnología HES (Homothetic Embedded Skeleton), mit, etc.

Mi experiencia

Siempre he llevado un casco de una calidad media, sabia lo importante de esta prenda, pues es la única que nos protege ante un impacto. Pero por mi economía o porque me quería convencer a mi misma, el presupuesto era más ajustado.

He tenido varias caídas sin importancia, los típicos afiladores casi en parado que lo único que me provocaron fueron una contractura en el cuello monumental, por el típico latigazo.

Hace unos meses una compañera de grupeta tuvo una caida y me comentó que el casco había absorbido todo el impacto, que se había deformado y que sorprendentemente no tenía ni la más mínima molestia en el cuello. Me llamo bastante la atención, y comencé a investigar sobre el tema, sobre los diferentes precios de los cascos y su protección.

Por desgracia, hace unos días tuve mi primera caída fuerte en la bicicleta. Lo que recuerdo es el dolor de cuello y cabeza que tenía mientras estaba en el suelo. Pasaron unos minutos y me pude incorporar sin notar ese dolor agudo inicial. Tras el correspondiente TAC, no tenía ni cabeza ni cervicales dañadas, y esas contracturas que otras veces, sí he tenido, no las tengo ahora.

Motivo: el casco tope gama, en este caso, el MET TRENTA 3K CARBON que ha quedado destrozado.

casco tricrazy

Ahora mi opinión a la hora de comprar un casco ha cambiado totalmente. Creo firmemente que es donde más tenemos que invertir, es lo que nos puede salvar la vida….sí, sí, la vida.

Este “toque de arena” me ha hecho reflexionar mucho sobre nuestras preferencias. Espero os sirva para reflexionar y que al igual que a mi, nos cambien las prioridades.

ESCRIBIR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.